Psicólogos advierten que el trastorno por déficit de atención está mal identificado y que se confunde con el despiste.

Psicólogos clínicos han advertido que el trastorno por déficit de atención con o sin hiperactividad (TDA-H) está mal identificado ya que se tiende a etiquetar como hiperactivos a niños que son simplemente despistados.

Según ha asegurado la coordinadora de las XII Jornadas de la Asociación Nacional de Psicólogos Clínicos y Residentes (ANPIR) que se celebran en Valladolid, Amaia Izquierdo, en muchas ocasiones se ha pasado de infradiagnosticar a los niños con este trastorno, achacándoles de tener problemas de comportamiento o educación, a creer que cualquier niño al que le cuesta atender en clase como si tuviera TDA-H. Por ese motivo, ha recalcado, es necesario acudir a un especialista para un diagnostico.

Asimismo, en el congreso se han presentado los resultados de un programa en tres dimensiones (3D), llamado ‘Aula Nesplora’, que permite ayudar al psicólogo o médico en ese diagnóstico con mayor precisión que cualquiera de los métodos anteriores. Más de 3.500 niños ya se han evaluado en todo el mundo con este método, desarrollado en España por la empresa Nesplora en colaboración con la clínica Universidad de Navarra.

En concreto, el programa incluye un sensor de movimiento y unas gafas en 3D que permiten recrear un aula escolar, en la que el niño debe realizar una tarea, con las distracciones típicas de una clase. “Los datos recogidos permiten al clínico ayudarle en su diagnóstico de forma más precisa, ya que se miden parámetros de atención de varios tipos y que hasta ahora no se habían evaluado por ningún test”, explica la neuropsicóloga Yahaira Iriarte.

Según un estudio del Hospital San Telmo de Palencia y diversos centros de salud de Palencia y Valladolid, el 6,6 por ciento de los niños castellanoleoneses entre 6 y 16 años sufre TDAH. Además, 7 de cada 10 niños con esta enfermedad presenta algún tipo de trastorno asociado: 46 por ciento ansiedad, 31 por ciento trastornos de comportamiento, 9 por ciento alteración de estado de ánimo, 10 por ciento tics y 12 por ciento enuresis. Además, los niños presentan significativamente peores resultados académicos y peor conducta en clase.

Por otra parte, Izquierdo ha recordado que el psicólogo clínico tiene una labor importante con estos niños ya que, además de sufrir fracaso escolar, padecen mucho rechazo social y problemas de autoestima. “Sus compañeros de clase o juego no suelen aceptar que, en muchas ocasiones, no respeten los turnos, que hagan lo primero que se les viene a la cabeza o que quieran cambiar de juego rápidamente”, ha recalcado.

Por ello, el protocolo de atención a niños con TDA-H en Castilla y León aconseja que sea el psicólogo clínico el que intervenga en la detección de los casos por parte de los padres y profesores y en el apoyo psicológico, y que a su vez derive al pediatra que es el encargado de decidir si debe remitirlo al especialista.

Por último, Izquierdo ha reconocido que la causa del TDA-H se desconoce con exactitud, aunque se atribuye a factores ambientales, genéticos y neurobiológicos. No obstante, el diagnóstico y tratamiento en la infancia evita problemas de adaptación y comportamientos antisociales de adulto.

Fuente: http://www.psiquiatria.com

 

 
 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s