¿Qué es la ansiedad social?

Todos nos ponemos nerviosos en algún momento de nuestras vidas en el que tengamos que hablar en público, o que tengamos que relacionarnos con gente muy distinta a nosotros, lo que puede causar un poco de susto. Pero hay personas que realmente tienen una fobia a encontrarse con más personas.

Aunque sea poco tomada en cuenta, la ansiedad social es una alteración sicológica que existe y que puede llegar a desencadenar en una real fobia, con todos los síntomas físicos y sicológicos que esto implica. Para que conozcamos esta alteración y la aprendamos a manejar, en VivirSalud te contamos qué es la ansiedad social.

¿Qué es la ansiedad social?

La ansiedad social se refiere al intenso miedo que podemos sentir al relacionarnos con personas que no conocemos, o que nos evaluarán, lo que ocurre cuando se nos disparan sensaciones de inseguridad y pensamientos como que se burlarán de nosotros, que no seremos de su agrado, o simplemente una sensación de miedo sin saber por qué. Puede que desde el momento en que sepas que tendrás que enfrentarte a una situación de tratar con personas desconocidas, o con mucha gente, empieces a sentirte ansioso, sin poder dormir bien, o te obsesiones con ese momento que vendrá, sin poder disfrutar del presente.

¿Cuándo puedo sentir ansiedad social?

Situaciones como conocer a gente nueva, hablar en público, ser el centro de atención, ser observado mientras se realiza una actividad, pueden incomodar a cualquiera, pero lo normal es poder controlar esas sensaciones y pensar “no pasa nada”, y hacer lo que se tenga que hacer. Si tu temor es demasiado intenso y no eres capaz de realizar las actividades estás frente a un problema y tendrás que trabajar más para superarlo.

¿Cuáles son sus síntomas?

Los síntomas de ansiedad social son nerviosismo, sudor de manos, rubor facial, sensación de inseguridad. Si tu miedo es mayor y llegas a tener una fobia social, tendrás una intensa sensación de temor y signos físicos parecidos a los de un ataque de pánico (sudoración excesiva, palpitaciones, temblores, mareos, malestar gastrointestinal, etc.), como te explicábamos en este artículo anterior.

Si los sufres es importante que te des cuenta de que es algo que está interfiriendo con tu desarrollo y que tendrás que tomar medidas para enfrentarla.

¿Qué hacer para superarla?

Lo primero es que te des cuenta de que estás sufriendo en situaciones que normalmente se deben enfrentar sin mayores dificultades. Luego, puedes comenzar a trabajar tú mismo por mejorar, o si sientes que no eres capaz de hacerlo solo, o tus síntomas son muy intensos, debes ir con un sicólogo, incluso con un psiquiatra que te pueda ayudar. Puedes utilizar algunas técnicas para ir mejorando de a poco, donde la paciencia será tu mejor aliado, ya que te demorarás en re-entrenarte y poder cambiar tus pensamientos y sensaciones. Veamos qué puedes hacer:

Frena los pensamientos: esas sensaciones de inseguridad y miedo se producen por pensamientos negativos que desarrollamos, así que lo primero que debemos hacer es frenar esos pensamientos y cambiarlos por otros más positivos.

Piensa objetivamente: también puedes pensar objetivamente que, por ejemplo, si te toca hablar en público y te equivocas, a todos les puede pasar, y las personas, si te conocen, no cambiaran su forma de pensar en ti, ni te querrán menos. Piensa que todos se asustan en algunas situaciones, no eres el único, el secreto está en superarlo.

Pregúntate: ¿Qué es lo peor que puede pasar?¿Es realmente una situación grave, como para desgastarte tanto? Claro que puede que sólo puedas hacer este análisis cuando ya estés controlando un poco tu ansiedad. Ve exponiéndote a situaciones que te causen un poco de ansiedad, lentamente, pero con constancia. Así verás que no pasa nada malo, y te irás segurizando.

Date un tiempo: también es importante que realices actividad física y tengas hobbies, o actividades que te gusten, ya que si tienes una vida más feliz mejor preparado estarás para enfrentar situaciones que te causen ansiedad.

Relájate: puedes practicar técnicas de relajación, basadas principalmente en el control de la respiración, o puedes tomar una infusión de hierbas, como el tilo o la melissa, para calmarte. Lo importante es que confíes que por ti mismo vas a solucionar ese problema y que no necesitas depender de otras cosas para mejorar.

Aprendemos muchas cosas desde que nacemos, pero poco nos enseñan a trabajar nuestras emociones de manera adecuada, por lo que todos en algún minuto vemos afectada nuestra salud psicológica, así que no tengas miedo ni vergüenza por tener un problema de ansiedad, sino que enfréntalo y trabaja para superarlo y verás cómo mejoras.

Fuente: http://psicologiayelser.blogspot.com.ar

 

 
 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s