Una visión positiva para luchar contra la adversidad

Randy Pausch era un informático, profesor de la universidad norteamericana de Carnegie Mellon, cuando asistió como invitado a una de las conferencias habituales que preparaba su centro. Se trataba de un ejercicio retórico que llevaba por nombre La última lección, donde los docentes imaginaban cómo sería la última clase de su vida. Para Pausch era más que un ejercicio de imaginación, pues le acababan de diagnosticar un cáncer de páncreas terminal.

La conferencia fue grabada en vídeo y Randy Pausch la preparó a conciencia para dejar un recuerdo a sus tres hijos pequeños. Habló sobre el verdadero significado del éxito, ya que para él lo más valioso de su vida era el haber cumplido sus sueños de la infancia. El vídeo de la conferencia fue colgado en Youtube, donde desde entonces ha batido récords de visitas en la red, y su mensaje llegó a multitud de medios y celebridades que le transmitieron todo su apoyo. La revista Time llegó a considerarle una de las cien personas más influyentes.

La conferencia en la universidad fue la semilla de su libro, La última lección, que ha vendido más de cinco millones de ejemplares en los 32 países en que se ha publicado. Este mes de septiembre Grijalbo lleva a las librerías españolas el reflejo de aquella conferencia, una obra en la que Pausch explica qué era lo más importante en la vida, qué había aprendido en ella y qué le gustaría comunicar a los demás.

Randy Pausch falleció el 25 de julio de 2008 en su casa de Virginia a los 47 años. En sus últimas apariciones se le podía ver haciendo lo que quería, divirtiéndose con su familia hasta el último día. Afirmaba que preparó la conferencia para sus hijos, para que supieran cómo vivió su vida, y cómo a él le había funcionado esa fórmula.

Pausch se hizo la siguiente pregunta: ‘¿Qué me hace único? El cáncer no me hace único. Cada año a más de 37.000 estadounidenses se les diagnostica cáncer de páncreas. ¿Y qué es lo que sólo yo puedo ofrecer?’. En su respuesta, recordaba que todas las cosas que apreciaba venían de sus sueños de niño, y cómo los había logrado casi todos.

Mensajes que ya han marcado vidas

El libro de Pausch tiene un mensaje optimista, a pesar de la difícil situación de alguien a quien acaban de diagnosticarle un cáncer terminal. Entre sus mensajes hay algunos como éstos: ‘no podemos cambiar las cartas que la vida nos ha repartido, pero sí cómo jugamos nuestra mano’;  ‘los muros que encontramos en nuestro camino están por una razón; para poder demostrar hasta qué punto queremos conseguir algo’ o ‘no sé cómo no divertirme. Me estoy muriendo y me voy a seguir divirtiendo hasta el último día’.  Sus palabras ya han marcado a muchas personas.

desQbre

Autora y fuente: Laura Díez – cincodias.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s