Nueve estilos de personalidad, nueve tipos de personas – El Eneagrama

¿Y si un trozo de madera descubre que es un violín?… ¿Quieres saber qué eres tú?

cropped-img_valores1.jpgAlguna vez en la vida, todos nos hemos preguntado ¿Esto es lo que quiero ser? ¿Qué es lo que estoy buscando? ¿Por qué no me entienden? o ¿Por qué siempre tropiezo en la misma piedra? Estas son algunas de las preguntas a las que da respuesta el Eneagrama. Nos enseña nueve estilos de personalidad, con nueve puntos de vista diferentes, estilos de comunicación, valores, miedos, habilidades, necesidades, formas de resolver problemas… y todas ellas distintas entre sí.

eneagramaEl Eneagrama es una herramienta psicológica que nos permite conocer nuestras habilidades y limitaciones reales, nos ayuda a mejorar las relaciones con quien nos rodean (compañeros, amigos, familiares), ya que podemos entenderles desde su personalidad y no solamente desde nuestro único punto de vista, nos muestra cómo sólo percibimos una parte de la realidad y a conocer cómo la ven los demás.

Se está extendiendo desde el crecimiento personal y la psicoterapia, hasta los departamentos de RR.HH. en múltiples empresas, los directivos de la CIA, Microsoft, IBM, Google, Sony, Escuela de Negocios de Harvard, Disney, Time Warner, L’Oreal, General Electric, Deutch Bank, Pfizer, Pizza Hut, Hotel Ritz… entre otros, utilizan el Eneagrama para conocerse a sí mismos, a los miembros de su equipo y a sus socios; de ese modo, aumentan la calidad y productividad de su trabajo, además de sus relaciones, potenciando una comunicación eficaz (cómo se comunica cada estilo), desarrollo de equipos de trabajo (roles, interacción, etc.), el liderazgo (modos de liderazgo), gestión de conflictos (qué molesta a cada estilo y cómo reacciona), entre otros.

La psicología de los nueve tipos se remonta por lo menos al siglo IV. Sin embargo fue el boliviano Oscar Ichazo quien, a comienzos de los años cincuenta, descubrió la conexión entre el símbolo eneagrama y los 9 tipos de personalidad. Viajó por el mundo comparando teorías y culturas, comenzando a destilar lo que había aprendido.

En 1970, el famoso psiquiatra Claudio Naranjo, que estaba desarrollan­do un programa de terapia gestalt en el Instituto Esalen de Big Sur (Califor­nia), empezó a investigar el Eneagrama con sus estilos de personalidad. El uso de paneles o grupos se lo debemos a Naranjo, quien  empezó a enseñar el sistema a grupos de la Universidad de Berkeley (California) y a partir de allí, su enseñanza se exten­dió rápidamente.

desQbre los eneatipos

Nueve estilos de personalidad, nueve tipos de personas

Si conocemos los diferentes estilos de personalidad podremos hablar el mismo idioma.

Eneatipo 1 – El reformador. Desean hacer lo correcto y se esfuerzan por mejorar todas las cosas. Son idealistas con sólidos principios, muy perfeccionistas, críticos, con mucha ira reprimida, disciplinados y ordenados. Hay muchos personajes históricos con este estilo de personalidad, algunos de ellos son Margaret Tatcher, Juana de Arco,  Mercedes Milá o Mahatma Gandhi, y otros tantos de ficción, entre ellos tenemos a la Srta. Rottenmeyer y Mary Poppins.

Eneatipo 2 – El ayudador. Desean ser amados, necesitados y apreciados, por eso están orientados hacia los demás. Son generosos, preocupándose de las necesidades ajenas tomando un rol parental. Suelen ayudar o seducir para conseguir lo que necesitan y precisan ser correspondidos. Algunos de este estilo de personalidad  son Sara Montiel, Eva Perón, Bill Cosby o la Madre Teresa de Calcuta, entre los de ficción tenemos a  Wendy (Peter Pan) y Lois Griffin (Padre de Familia).

Eneatipo 3 – El triunfador. Desean sentirse valiosos y deseables. Están muy seguros de sí mismos, con gran habilidad social, son buenos comunicadores, camaleónicos, altamente competitivos, vanidosos y orientados al éxito. Su imagen es muy importante, preocupándose por lo que los demás piensen de ellos. Dentro de este estilo encontramos a Julio Iglesias, Oprah Winfrey, Cristiano Ronaldo o Michael Jordan. Entre los de ficción tenemos James Bond.

Eneatipo 4 – El Romántico. Desean crear y rodearse de cosas bellas, suelen sentir lo contrario al grupo (individualista). Son muy románticos, temperamentales, sensibles  y compasivos. Sienten que son diferentes o extraños y tienen necesidad de conmover. Buscan un salvador. Son profundamente creativos, por lo que muchos son artistas como por ejemplo Johnny Deep, Jim Morrison, Frida Kahlo o Edgar Allan Poe, entre los de ficción  Eduardo Manos-tijeras y Krusty (los Simpson).

Eneatipo 5 – El investigador. Desean obtener conocimiento y entender las cosas que les rodea.  Su frase sería “el conocimiento es poder”. Son introvertidos, curiosos, no les gusta mucho el contacto físico y marcan un distanciamiento emocional, pero crean cosas increíbles para los demás. Algunos de ellos son Albert Einstein, Bill Gates, Isaak Asimov o Howard P. Lovecraft, y otros tantos de ficción, entre ellos tenemos a  Spock (Star Treck) y Sheldon Cooper (serie Big Bang Theory).

Eneatipo 6 – El leal. Desean tener seguridad y tranquilidad. Son personas miedosas, que lo combaten de dos formas. Los contrafóbicos se enfrentan a él (bomberos) y los fóbicos huyen o se someten. Suelen dudar y desconfiar de todo e intentan prevenir futuros problemas. Cautivadores, reactivos, leales y prácticos. Son ambivalentes (belicosos y sumisos / duros y dulces), con un humor sarcástico. Entre ellos tenemos a  J. Edgar HooverBruce Springsteen, Alfredo Landa  o Woody Allen, entre los de ficción tenemos a  Sam (EL Señor de los Anillos) y Brian (Padre de Familia).

Eneatipo 7 – El entusiasta. Desean mantener su libertad, evitar el aburrimiento y el dolor. Les encantan las nuevas experiencias y tener siempre opciones, no les gustan los límites. Son alegres, optimistas, confiados, espontáneos, permisivos, distraídos, rebeldes, indisciplinados, productivos y con múltiples talentos que no suelen desarrollar por falta de constancia. Algunos de los personajes conocidos con este estilo de personalidad son Jim Carrey, Walt Disney, Robbie Williams o Leonardo Da Vinci, de ficción Peter Pan y Willy Wonka (La fábrica de chocolate).

Eneatipo 8 – El desafiador. Desean tener el control de todas las situaciones, probar su fuerza y resistir la debilidad. Son autoritarios, dominantes, vengativos, desafiantes, rebeldes, apasionados, decididos y autónomos. Buscan el poder y control, necesitan intensidad en todo, detestan la debilidad propia y ajena. Como ejemplo podemos ver a  Julio Cesar, Frank Sinatra, Hugo Chávez, o Pablo Picasso, de ficción a Bender (Fururama)  y el  Dr House.

Eneatipo 9 – El pacificador. Desean crear y mantener estabilidad (paz) a su alrededor. Son humildes, conformistas, amables, modestos, bondadosos, distraídos, olvidadizos y apáticos. Evitan los conflictos, se dejan explotar y son muy perezosos, sobre todo a la hora de tomar decisiones. Entre los personajes con este estilo de personalidad están el Dalai Lama, Ringo Starr,  Nelson Mandela o Mariano Rajoy, entre los de ficción tenemos a Sancho Panza Marge Simpson.

Autor: desQbre – Jesús Seijas Queral (Psicólogo)

Artículo publicado en la  Revista Dandelion

Calendario de CURSOS y TALLERES

Para más información ponte en contacto con nosotros en info@desqbre.com

desQbre

Análisis de Personalidad de Alfredo Landa – Psicología

El estilo de personalidad de Alfredo Landa pertenece al Eneatipo 6, ala 7, subtipo sexual o contrafóbico, el “leal”, el “soldado” del Eneagrama. Aquí podéis ver algunas de las características de su personalidad.

alfredo_landa_joven_thumbnailAlfredo Landa Areitio nació el 3 de marzo de 1933 en Pamplona, Navarra (España), hijo de un guardia civil. En su adolescencia se trasladó a San Sebastián. Se matriculó en la Universidad para estudiar Derecho pero terminó abandonando la carrera.

Actúó en el TEU y trabajó como actor de doblaje antes de debutar en el cine a finales de la década de los 50 al aparecer en “El Puente De La Paz” (1958), una comedia de Rafael J. Salvia que estaba protagonizada por Manolo Morán y José Luis Ozores.

En San Sebastián hice una función en el teatro, y cuando salí en el primer mutis y me aplaudieron, vi un destello, un relámpago que me inundó, y una voz que me dijo: ‘Tú tienes que ser cómico’. Se me quedó tan grabado que he sido cómico porque no habría sabido ser otra cosa“, explicaba Alfredo Landa.

Este estilo de personalidad, se caracteriza por ser atrayentes, cautivadores, leales, responsables, muy protectores de los suyos, ambivalentes (belicosos y sumisos / duros y dulces), cabezotas, gruñones y con un humor sarcástico.

Yo avisé a mi madre: ‘Mamá, si no me dejas ir, me quedo y acabo la carrera; pero si a los 40 años soy un infeliz, te echaré la culpa a ti’. Y ahí se acabó la discusión. Me dijo: ‘Vete’. Tardé una semana en meterme en un Expreso a Madrid“, aseguró el actor en una entrevista.

alfredo-landa7La gente que pertenece a este estilo tiene un punto de ansiedad que les acompaña siempre, y desde niño recuerdan ese punto de angustia que les acompaña. Para ellos, la mejor defensa es el ataque.

Es fuerte con los débiles y débil con los fuertes. Parece decidido y le gusta el riesgo porque ahí el se demuestra (a sí mismo) lo fuerte que es. Tienen muchos deseos de dirigir y pasión por mandar.

Disimulan su inseguridad bajo una máscara de firmeza y de desafío a la autoridad. Muestran reacciones ambivalentes sobre todo en relación con autoridad, sumisos o rebeldes, es más, en muchos de sus papeles, Landa actúa así.

Los últimos años de la década de los 60, con la censura levantando el pie, fueron su explosión definitiva como estrella del cine español y los inicios del denominado “landismo”.

La base del “landismo” fue un tipo de comedias picantes y autoirónicas de los años 70,  en las que se reflejaba de manera humorística los anhelos sexuales del ciudadano medio en la sociedad del momento, en estas Landa llegó a simbolizar un determinado tipo de español, machista, fanfarrón en el terreno sexual y reprimido, con el contexto del turismo, la emigración o los planes de desarrollo.

Landa siempre defendió el “landismo” ya que a este estilo de personalidad les gusta ser parte de algo más grande, una empresa, una causa, y les gusta sentirse reconocidos. Fantasean mucho sobre802478_1 lo que los demás van a pensar, de cómo van a reaccionar ante sus actos.

En los años 80 su estatus como actor fue creciendo, cambiando de registro y consiguiendo acabar con su imagen estereotipada del “landismo”.

Por “Los Santos Inocentes”, logró el premio a la mejor interpretación masculina en el Festival de Cannes, y gracias a su interpretación en “El Bosque Animado”, consiguió su primer Goya como mejor actor principal.

Con posterioridad ganó otro Goya por “La Marrana”  y fue nominado por “Sinatra”, “El Río Que Nos Lleva”, “Canción De Cuna”, “La Luz Prodigiosa” y “Luz De Domingo”. En el año 2008 le fue concedido un Goya de honor al conjunto de su carrera.

Presentó su biografía, “Alfredo el Grande”, que era una entrevista concedida a Marcos Ordoñez, y en la que no se mordía la lengua. «No hablo mal de la gente, sólo constato la realidad», señaló tras describir a José Luis Dibildos como «un timador profesional» o la actriz Gracita Morales como «caprichosa, despótica e intratable».

Alfredo Landa también arremetió contra el cine español, donde decía que «solo hay media docena de señores con talento, que lo hacen bien», y que el desencuentro con el público se debía a que «les damos morralla».

El Eneatipo 6 (sobretodo el subtipo sexual) son juzgones, y cuando consiguen poder o status critican y dicen lo que consideran justo.

Torres-Dulce señaló que la clave de Landa es que era “competitivo y echado hacia delante“. “Cuando se decía acción él decía que iba a por todas“, dijo que llevaba un carnet que decía que era un maestro jugando al mus. Por ello, cree que “esto de ir a por todas le permitió la excelencia en su vida profesional“.

A este estilo de personalidad (sobre todo al subtipo sexual del Eneatipo 6) le preocupa parecer débil, por eso ante lo que produce miedo se enfrenta, coge al toro por los cuernos y tira hacia adelante.  Le gusta trabajar con la adrenalina alta, alejándose de la debilidad.

Tienen miedo al contacto íntimo con el otro, e intenta esconder ese miedo a través de la exageración de sus atributos de fuerza o belleza.

Ocultan muy bien sus debilidades y les gusta lo intenso. No son inhibidos, vehementes. Tienen pasión por la unión y la conexión con alguien.

Desean atraer una pareja poderosa y capaz, por lo que ponen a prueba al otro para ver su disposición hacia ellos, para evaluar su carácter y fortaleza.

Alfredo Landa fue el particular Jack Lemmon del cine español. Falleció el 9 de mayo del año 2013. Tenía 80 años.

Aquí tenéis algunos videos de Alfredo Landa, interpretando al Eneatipo 6 (como en su vida real)

 

Si quieres ver más información sobre este estilo de personalidad pulsa aquí.

Si quieres ver cursos de Eneagrama pulsa aquí

Si quieres ver otros artículos relacionados pulsa aquí

Autor: desQbre –  Jesús Seijas Queral

www.desqbre.wordpress.com / www.aprendeeneagrama.wordpress.com

desQbre ENEAGRAMA – ¿Qué número es usted?

Johnny Depp es un 4; Tom Hanks, un 6. Van Gogh era un 5, y Picasso, un 8. Los directivos de la CIA, de Microsoft, de Sony, de Pizza Hut y del hotel Ritz, entre otros, emplean números del 1 al 9 para conocerse a sí mismos, a los miembros de sus equipos y a sus socios, y de ese modo aumentar la calidad de su trabajo y de sus relaciones. Estas cifras conforman un sistema de reconocimiento de la personalidad denominado eneagrama que se está haciendo muy popular en el mundo de los recursos humanos. Pero no está ni mucho menos limitado al entorno empresarial, sino que cualquier individuo puede emplearlo para el autoconocimiento, para mejorar las relaciones personales e incluso para educar a sus hijos. “Es un sistema para comprendernos y para comprender a los otros”, explicaba recientemente Russ Hudson, cocreador de una de las dos corrientes más importantes de uso del eneagrama.

Aunque tímidamente, en España ya ha comenzado a emplearse. “Lo más habitual es que sean empresas multinacionales las que nos pidan directamente trabajar con el eneagrama porque ya lo conocen de las filiales en otros países”, asegura Marta Romo, pedagoga y gerente de la consultora Eurotalent. Pero también las españolas están incorporando esta herramienta en sus organizaciones. “El eneagrama te permite ver el potencial de cada persona del equipo y trabajar tanto individualmente como en grupo para sacar el máximo partido de su personalidad”, asegura Javier González, gerente de Francasalu, una empresa de inversiones. “En la psicoterapia breve se necesita conocer lo antes posible las personalidades para detectar los bloqueos y avanzar rápidamente, y el eneagrama es la herramienta más potente que conozco. Además ofrece muchas claves para que el individuo maneje las situaciones de estrés”, explica Victoria Cadarso, psicóloga discípula de Hudson y codirectora del Centro ITIEE.

Cada uno de los nueve eneatipos ha recibido nombres diferentes según las distintas escuelas, pero en todos los casos dan una imagen muy rápida del tipo de persona de que se trata (en el cuadro adjunto se incluyen los utilizados por Hudson y Riso). Al leer las características de cada tipo, lo normal es sentirse identificado, porque la base del eneagrama es que potencialmente todos llevamos los nueve tipos en el interior y, de hecho, el objetivo es lograr utilizarlos todos según las necesidades. Sin embargo, lo habitual es que sólo se manifieste uno, que es el que conforma la personalidad.

¿Y cómo determinar a cuál se pertenece? Los miedos y los deseos sonn importantes pistas sobre el eneatipo al que se pertenece. El 4 (el individualista o romántico) tiene miedo a no tener importancia para los otros, por eso crea permanentemente cosas nuevas, estilos; el 1 (el reformador o perfeccionista) teme no ser perfecto, de modo que sigue las normas al pie de la letra; el 6 (el leal, escéptico, apaciguador) busca la seguridad, es el especialista en imaginar todos los problemas que pueden surgir y tiene tendencia a refugiarse en el matrimonio, y el 3 (el triunfador o actor) tiene como deseo lograr el éxito, ser el mejor por encima de todo.

Los nueve tipos se pueden agrupar en tríadas. Los 8, 9 y 1 forman la tríada del instinto. Reaccionan con las áreas cerebrales más ancestrales, aquellas que se encargan de la supervivencia. Su estrategia en los momentos difíciles consiste en crear muros para que nada ni nadie tenga acceso a ellos. Los 2, 3 y 4 son la tríada del sentimiento, y cuando se sienten bajo presión ponen en funcionamiento el área cerebral asociada a las emociones, el sistema límbico. Su objetivo es obtener el reconocimiento y el afecto. La última tríada es la del pensamiento. Los 5, 6 y 7 viven inmersos en su mente imparable, en sus ideas. Necesitan saber que el otro está ahí, pero protegen su espacio. Algo muy importante a tener en cuenta es que ninguno es mejor que otro, sino que cada tipo tiene su luz y su sombra. Dos personas que pertenecen al mismo tipo pueden tener comportamientos aparentemente contrarios, porque una manifiesta el aspecto más negativo mientras que la otra encarna el positivo.

Lo primero que viene a la cabeza, a la vista de esta clasificación, es un cierto reduccionismo sobre la condición humana y su comportamiento. Sin embargo, Russ Hudson responde que la verdadera limitación se encuentra en el hecho de pensar que estamos condenados a actuar siempre de la misma forma. “Cuando conoces tu tipo se abre un espacio de creatividad que te permite ampliar el repertorio de modos de interacción con los otros y contigo mismo”, explica. “Lo importante es crear nuevos hábitos. La tendencia sigue estando ahí, pero cada vez es más fácil hacer otras cosas”.

Eso es lo que persigue el trabajo con el eneagrama: que el individuo descubra e integre numerosos modos de actuar, de forma que pueda elegir el más conveniente en cada situación. Precisamente, Javier González transmite esto a sus equipos comerciales. “Les digo que ellos no pueden cambiar a los clientes, pero que sí pueden modular su forma de actuar para mejorar la interacción”.

Todos los profesionales de un ámbito u otro que trabajan con el eneagrama coinciden en que es una herramienta extraordinaria para abordar los conflictos en las relaciones. “Se pasa de juzgar a entender. Ver al otro y comprenderlo desde su perspectiva aporta muchísimo”, afirma Marta Romo. Victoria Cadarso afirma que “en las terapias de pareja es muy útil porque permite ver rápidamente cuáles son los puntos de desencuentro y los de entendimiento”.

Para los que tengan reservas, Russ Hudson aclara que “para utilizar el eneagrama no hay que creer en nada; en cuanto se conoce un poco, se descubre que es muy simple porque refleja perfectamente la experiencia diaria”. Eso sí, como toda herramienta de conocimiento, tiene dos usos: “Si se emplea correctamente crea conexiones entre la gente, si se hace inconscientemente crea distancia”.

Nueve tipos de personas

  • El reformador

01 Pretende ser perfecto y tener los valores morales y políticos correctos. Son personas con fuertes convicciones, con creencias muy sólidas sobre el modelo de vida más adecuado, y luchan por él. Mercedes Milá, Mary Poppins, Jodie Foster o Hillary Clinton son típicos 1. Si se equivocan pueden llegar a ser crueles consigo mismos.

  • El ayudador

02 No les gusta estar bajo los focos, son los perfectos asistentes de las estrellas o del presidente. En este grupo se encuentran la Madre Teresa y Barbara Bush. Cuando el tipo 2 llega al extremo patológico se vuelve obsesivo; un ejemplo es el personaje de Glenn Close en la película Atracción fatal.

  • El triunfador

03 El 3 es el orgullo de la familia porque es el mejor en lo suyo. Sabe usar sus talentos y busca satisfacer las expectativas de los demás. EE UU es un país tipo 3. Los políticos de este grupo, Tony Blair y Condoleezza Rice, por ejemplo, son los expertos en leer los deseos de la gente. Tom Cruise o Julio Iglesias son dos famosos 3. En el extremo negativo, son personas capaces de saltarse toda norma ética y de usar cualquier medio para conseguir el éxito.

  • El individualista

04 Aquí se encuentran los creadores de estilo, aquellas personas que persiguen por encima de todo expresar su singularidad. Son personas sensibles, temperamentales, ensimismadas, con tendencia a la depresión. Muchos poetas, escritores y artistas pertenecen a este grupo: Bob Dylan, Virginia Wolf, Johnny Deep, Marco Massini.

  • El investigador

05 Tratan de entender y de crear el mundo. Se consagran a una tarea hasta que llegan a lo más profundo, al estilo de los científicos como Einstein o Charles Darwin, que pertenecen a este grupo. Les gustan las cosas inusuales y crean mundos increíbles para los otros, como la autora de Harry Potter, J. K. Rowling, o los directores de cine David Lynch y Stanley Kubrick.

  • El leal

06 Están siempre imaginando todos los problemas que pueden surgir, para evitarlos. No tratan de ser importantes; son encantadores, cuidadosos… Es el caso de Tom Hanks y Julia Roberts. Pero en ocasiones se cansan y explotan, provocando cualquier escándalo (véase Mel Gibson o Bruce Springsteen). Instituciones como la NASA o la Universidad pertenecen a este eneatipo.

  • El entusiasta

07 Los y las 7 tienen una energía extraordinaria, les apasiona todo lo nuevo. Para ellos, la libertad es tener opciones. Son muy creativos y extravagantes. Mozart, Leonardo da Vinci, Pablo Neruda y Steven Spielberg encajan en este tipo. También les gusta entretener a la gente, gastar bromas y montar espectáculos. Y como muestra, Freddy Mercury o Jim Carrey.

  • El desafiador

08 También se les denomina el tipo jefe porque les gusta tomar decisiones, tener el control. Son valientes, intensos y apasionados, así que no es de extrañar que en este grupo haya muchos salvadores y también muchos dictadores. Julio Cesar, Oscar Schindler, Sadam Husein, Hugo Chavez.… Pero también están los apasionados por la vida, como Picasso, Bette Davis o Sean Connery, y los creadores de imperios al estilo Rockefeller, Murdock o Donald Trump.

  • El pacificador

09 Mucha gente busca un 9 para casarse porque el objetivo de este grupo es no crear problemas. Son humildes y callados, aunque pueden llegar a ser fríos y cerrados como una roca. Pueden ser famosos, pero no se les nota (Keanu Reeves), y muy creativos, pero discretos (George Lucas).

Fuente: “El Pais” (Angela Boto) – http://elpais.com/diario/2007/02/16/eps/1171610809_850215.html

 

En desQbre realizamos Cursos y Talleres a medida (en toda España). Si eres un particular, empresa, organismo público o centro,  y estás interesado en asistir a alguno de nuestros cursos o deseas que lo impartamos en tus oficinas, mándanos un email a info@desqbre.com y te enviaremos toda la información que necesites.

Firma desQbre 2012