desQbre – Las Habilidades Sociales

422251_387104637970079_208007659213112_1649246_1956222581_aLas habilidades sociales son comportamientos eficaces en situaciones de interacción social. Cada situación requiere unas pautas de respuesta si queremos adaptarnos a ellas con éxito.

Se debe de tener en cuenta que cada individuo nace en una cultura con ciertas costumbres y diferentes normas sociales, que determinan un acertado modo de actuar.

Cuando una persona carece de estilos de respuesta y estrategias que le posibiliten relacionarse con éxito, se considera que tiene un déficit en sus habilidades sociales. No hay problema psicológico, por simple o complejo que este sea, que no lleve asociado dificultades para relacionarse con los demás. Es un elemento concurrente en problemas como las fobias, problemas sexuales, de pareja, depresiones, delincuencia, drogadicción, etc …

TIPOS DE HABILIDADES SOCIALES

Asertividad: Es la forma de actuar que permite a una persona actuar en base a sus intereses más importantes, defenderse sin ansiedad, expresar cómodamente sentimientos honestos o ejercer los derechos personales, sin negar los de los demás. Todos tenemos los mismos derechos asertivos, cuyo valor finaliza cuando empiezan los de los demás. Y la persona que consigue interiorizarlos, será una persona psicológicamente sana. Estos derechos comprenden: Derecho a juzgar nuestras propias aptitudes, a cometer errores, a decir “no” sin sentirnos culpables, a tener creencias políticas, a no
justificarnos ante los demás, a decidir qué hacer con nuestro cuerpo, tiempo y propiedad, a ser independientes, a ser quien queramos y no quien los demás esperan, a ser tratados con dignidad y a decir “no lo entiendo”.

Empatía: Es una habilidad, propia del ser humano, que nos permite comprender y experimentar el punto de vista de otros sin por ello tener que estar de acuerdo. Es la capacidad de ponerse en el lugar de la otra persona para desde ahí comprenderle. No basta con entender al otro, hay que demostrarlo. Una persona puede tener motivos para actuar o pensar de esa forma.
Saber escuchar: Escuchar con comprensión y cuidado, saber lo que la otra persona trata de comunicarnos y transmitir que hemos recibido su mensaje.

 

Definir un problema: Analizar la situación, teniendo en cuenta los elementos objetivos, así como los sentimientos y necesidades puestos en juego.

Evaluación de soluciones: Analizar las consecuencias que cada solución tendrá a corto y largo plazo para las personas implicadas.

Negociación: Comunicación dirigida a encontrar una alternativa de solución que resulte aceptable para ambas partes. Dicha respuesta tendrá en cuenta los sentimientos, motivaciones e intereses de ambos.
Expresión justificada de la ira, desagrado o disgusto: Manifestación de forma adecuada y respetuosa con los demás, de sentimientos negativos.

Disculparse o admitir ignorancia: Capacidad de darse cuenta de los propios errores cometidos

Fuente: http://www.vidaysalud.com

garantia-satisfaccion

desQbre

El Deseo de Autorrealización

El motor que nos mueve a la acción es el deseo de autorrealización. Sin este impulso vital, estrictamente humano, no tendríamos ningún proyecto, ni podríamos superar la angustia existencial.

Este deseo siempre permanece insatisfecho aún cuando tengamos resultados; porque es el que nos obliga a continuar con la búsqueda inagotable de nosotros mismos, a vislumbrar un nuevo horizonte y a volver a empezar a pesar de los obstáculos.

El hombre ha perdido sus instintos, se ha liberado de ellos y esto le ha permitido construir un universo simbólico.

Cada ser humano es único y reacciona de acuerdo a como haya sido su herencia, su historia personal, su personalidad, sus valores y creencias y su contexto.

La herencia está en los genes; pero la historia personal se construye viviendo, puede condicionarnos o favorecernos y depende de la familia, la formación, la educación, y cómo se han vivido las experiencias.

La personalidad es el producto del temperamento innato y del carácter adquirido a través de la interacción social; y los valores y creencias son las que se incorporan en la infancia mediante sucesivas identificaciones con las personas significativas. En cuanto al contexto, es el que determina las necesidades y las oportunidades para participar creativamente, según las propias aptitudes.

El aprendizaje a través de la familia y la sociedad permite el desarrollo de las conductas que se relacionan con las relaciones interpersonales, la reproducción, la vida sexual humana, el cuidado de los hijos y el trabajo.

La Neurociencia ha mostrado que incluso en animales, si las crías no han recibido cuidados maternos, sufren modificaciones neurológicas que hacen que hagan lo mismo con su propia descendencia. De manera que el instinto en los animales, no es suficiente, sino que requiere del aprendizaje adecuado que proviene de uno de sus ancestros adultos; porque genéticamente, el manual interno de comportamiento se pone en funcionamiento si existe aprendizaje.

Carecer de los instintos básicos convierte a los seres humanos en individuos sociales más que naturales que dependen más del aprendizaje que los animales; y esta ausencia de patrones instintivos ha llevado al hombre a convertir sus deseos básicos en fines socialmente aceptables.

La vida humana es angustia que puede ensombrecer la vida, principalmente en situaciones de pérdidas. La rutina, la falta de interés que nos puede producir lo cotidiano cuando no es creativo, y la falta de crecimiento, hace que en circunstancias normales, surja nuevamente el deseo de autorrealización y podamos construir nuevos proyectos que nos harán sentir otra vez unidos a la vida enfrentando nuevos desafíos.

Este deseo de autorrealización es una señal de salud, porque nos impulsa a sobreponernos a las dificultades y a seguir adelante.

Cualquiera sea el momento de la vida que se esté transitando, siempre podremos alcanzar un objetivo más y mientras tanto disfrutar de los procesos.

El deseo de autorrealización, aunque sea una necesidad social, no tiene que ver con lo que hacen los demás; porque tiene un significado estrictamente personal y se relaciona solamente con las habilidades e intereses específicos propios. Por esta razón, cuanto más auténticos logremos ser más posibilidades tendremos de contribuir en la sociedad con nuestra creatividad.

Fuente: http:/psicologia.laguia2000.com

 

 
 
Para más información, concertar una cita previa, o reservar plaza en alguno de los cursos, ponte en contacto con nosotros en info@desqbre.com